DISEÑO DE PÁGINAS WEB BILBAO

Enviame tu mensaje por WhatsApp o enviame un mensaje

Chatea conmigo en WhatsApp
Close and go back to page

 

 

Encuentro en el frío 


 

Fotografía: camino con piedras y nieve. La nieve se está derritiendo y el camino aparece con partes nevadas y partes desheladas.

 

 

Viniendo al estudio me he encontrado con Javier San Martín, historiador y hombre de arte. Le he enseñado los dos cuadernos que acababa de comprar. Pequeños, de la marca Guerrero, y que costaban 5€ cada uno. No solo los conocía sino que conocía dónde se hacían y el cuidado con el que hacen las cosas en esa empresa.

San Martín me ha enseñado la deformación de su dedo corazón, fruto de escribir a mano. Lógicamente me gusta cuando alguien al que respeto confirma mi posición. Confirma mi experiencia, haciéndola más solidaria.

Hemos hablado, ahí en la calle, de por qué escribir en un primer momento con la mano en lugar de con la máquina.

No nos ha dado tiempo a decir todo lo que pensábamos al respecto, aunque ha sido un encuentro en densidad pues en poco tiempo ha habido mucha información, emocional y sincera.

Me ha contado San Martín, cómo con esa pluma estilográfica está escribiendo, entre otras cosas, poesía.

Poesía muy dura en cuanto a la situación que se describe. Poesía como ficción, aunque un par de amigos que habían leído una parte no lo hubieran asimilado como tal, sino como una aproximación hacia la realidad. Le habían sugerido que no les enviase más.

Justo ayer, estuve escribiendo sobre la tristeza. Sobre la posibilidad de extremar la tristeza en arte. Le he comentado a Javier S.M. la relación directa de la música popular de raíz con la tristeza. Él ha incorporado a Baudelaire.

Le he pedido que me dejara leer esos poemas, sentía necesitarlo. Tras escribir con su bolígrafo en mi nuevo cuaderno Guerrero su dirección, nos hemos despedido.

Hacía mucho frío.

 

 

El barro


 

 

Cuando sobre la tierra llueve se forma barro.

El barro es la unión de dos elementos: la tierra y el agua.

Estos elementos tienen naturalezas diferentes que los definen. La tierra, por ejemplo, es seca. El agua fluye, se desplaza a través de su fluidez.

En función de estas naturalezas que poseen la tierra y el agua, más las otras naturalezas que también contienen, forman un barro diferente.

Diferente no solo en cuanto a color, sino también en cuanto a densidad, opacidad, humedad, etc. El barro tendrá, en consecuencia, distintas capacidades que desarrollar según las propiedades de su identidad.

La pintura como material es el barro.

Todos los barros que hemos visto en nuestra vida pueden ser pintados en un cuadro porque son en sí mismos pintura.

El seco, el cuarteado, el muy líquido como de charco, el que se queda en las botas del caminante; todos esos barros tienen distintas proporciones de esas naturalezas, también distintas.

Si las tierras son distintas, sus naturalezas y propiedades también. En la tierra hay naturalezas que tienen relación con lo seco. En el agua de ese barro no.

En un cuadro, cuando ese barro que es la pintura es denso, opaco, agrisado y seco se convierte en luz.

C/ Miribilla Nº 12 Lonja

48005 Bilbao

*

Este sitio web utiliza cookies para mejorar la experiencia de los usuarios Para saber más sobre las cookies que utilizamos y cómo eliminarlas, consulte nuestra sección sobre cookies.

Acepto las cookies de este sitio